Saltear al contenido principal

Entrevista a Pilar Arana, Embajadora de la Bicicleta 2021

¿Quién es Pilar Arana?

Me gusta decir que soy Dr Ingeniero Industrial, en agradecimiento al esfuerzo que supuso a mis padres que sus 4 hijos e hijas estudiaran en la universidad. No era habitual sobre todo para las mujeres en la década de los 70. Esta es mi segunda legislatura como Concejal de Movilidad y Transporte del Ayuntamiento de San Sebastián, aunque, he estado vinculada a estos temas desde bastante antes en mi trabajo como profesora titular en la Universidad del País Vasco.

¿Cuándo entró la bicicleta en tu vida?

Desde que tengo uso de razón, la bici ha formado parte de nuestra vida. Aunque nací en San Sebastián, crecí en Zumaia (el pueblo del flysch) y mi padre y mi madre ya entonces, se desplazaban en bicicleta. Ahora la utilizo porque me permite desplazarme de una forma cómoda. Volver a casa en bici después de un día de trabajo me sirve para desconectar. Es un privilegio poderla utilizarla en la vida ordinaria.

¿Qué necesita una ciudad para ser 100% ciclable?

Pues sobre todo necesita historia y años. Las ciudades más avanzadas en cuanto a la utilización de la bici son las que llevan más tiempo con presencia de la misma en la vida del día a día. Y esta presencia de la bici se debe de dar en varios aspectos fundamentales: infraestructura, mantenimiento de la red, servicios, y concenciación

Las infraestructuras deben de ser seguras, con trayectos continuos y lo más directos posibles. Deben de ser adecuados para todo tipo de ciclista. y deben llegar también a todas las zonas de la ciudad. Sería ideal que se complementara con ascensores en caso de acceso a barrios altos.

Muy importante el mantenimiento de la red en toda su extensión y los servicios como aparcamientos tanto en origen como en destino, así como un servicio de préstamos de bicicletas.

Por último, pero no menos importante, la realización de campañas de concenciación / formación, tanto en los usuarios actuales, para la buena utilización de la infraestructura ciclista, como en los futuros usuarios, esto es, los actuales jóvenes y niños y niñas.

En San Sebastián, en las últimas décadas se ha venido avanzando en todos estos aspectos.

¿Cómo imaginas Donosti dentro de 10 años?

Prevemos que en los próximos años haya un cambio importante en el centro de la ciudad, con la eliminación de tráfico de paso por muchas de las calles de la zona llana de la ciudad por lo que se prevé que los usuarios de la bicicleta puedan utilizar la calzada.

Esto va a permitir la potenciación tanto de los recorridos peatonales y en bici como del transporte público, sin ninguna duda.

San Sebastián será una ciudad más saludable, menos ruidosa y más hermosa, si cabe.

¿Qué es para ti la Red de Ciudades por la Bicicleta?

Es una Red de la que nos sentimos parte, integrados en ese objetivo común de extender en la práctica la utilización de la bici como medio de desplazamiento. Algunas veces trabajamos en actuaciones más visibles, otras en tareas menos visibles pero no menos importantes, pero todas ellas tienen importancia capital para el futuro.

La RCxB es una herramienta magnífica para conseguir estos objetivos. El contacto institucional con la DGT en ámbitos de la bicicleta como modo de desplazamiento, reparto de mercancía sostenible, transporte ferroviario y bicicletas, etc., son temas críticos cuyo resultado no se ve a corto plazo pero si requieren mucha dedicación. El trabajo bien hecho está ahí.

De todo lo que la ciudad ha realizado en favor de la bicicleta, ¿de qué estás más orgullosa?

De varias cosas. Por ejemplo, de la complicada conexión ciclista con el barrio de Aiete o del recién inaugurado tramo Paseo de la Concha / calle San Martin a raíz de la eliminación de un carril de coches. De la red de aparcamientos públicos seguros de bicicletas, hemos construido  los tres primeros. De la construcción del ascensor de Morlans-Aiete que ha permitido dotar a este barrio alto de su conexión ciclista. También quisiera señalar en este resumen la colaboración y fomento del reparto de mercancías en la última milla en modos sostenibles y la puesta en marcha del exitoso servicio de préstamo de bicicleta pública, dBizi.

¿Qué le falta a Donosti para mejorar su movilidad sostenible?

Queda mucho por andar. Hay que seguir trabajando, aprendiendo de los errores cometidos y de las cosas que han ido bien. También es importante fijarse en lo que otros hacen bien.

¿Un mensaje para los concejales de movilidad de todo el país?

La perseverancia en su trabajo. Acertamos a veces y nos equivocamos otras veces, pero esos logros se reconocen una o dos legislaturas más tarde. Ánimo

 

background
Volver arriba
Buscar