Saltear al contenido principal

Diputación de Pontevedra: Puesta en marcha del servicio de bicicleta eléctrica transfronteriza

La AECT Rio Minho, en colaboración con las Eurocities Tui-Valença, Tomiño-Cerveira y Salvaterra-Monçao, ha lanzado la ‘E-bike Rio Minho’, un servicio de bicicletas eléctricas compartidas que nació como el primer servicio de gestión verdaderamente real entre frontera de toda la Península Ibérica. Gracias a la iniciativa, cualquier residente o visitante de las principales localidades del Miño podrá cruzar la frontera y circular en el territorio transfronterizo en las 46 bicicletas disponibles de forma totalmente gratuita, simplemente realizando una tarjeta de usuario o utilizando la App creada para la operación.

Para el estreno del servicio se realizó un recorrido en el que participaron no solo representantes institucionales (del Consejo Provincial, municipios, AECT, CIM y CCDR-N), sino también barrios de todos los municipios. Las salidas partían de Monçao y Salvaterra, también de Tomiño y Cerveira, y todas se unían al tramo de Tui-Valença en el Largo dos Comboios de Valença al mediodía. Desde allí realizaron un tramo conjunto cruzando simbólicamente el viejo puente de hierro hasta una explanada anexa a la aduana de Tui, donde se pronunciaron los discursos oficiales y se tomó un pequeño refrigerio de compañerismo.

El diputado Uxío Benítez destaca que el servicio ‘E-bike Rio Minho’ es el primer proyecto realmente de gestión compartida entre los dos países, Galicia y Portugal, para dar un servicio conjunto a todo el territorio transfronterizo. Destacó que se trata de una iniciativa piloto que pretende expandirse, ya que se trabaja en la obtención de más fondos comunitarios para aumentar el número de bicicletas disponibles, el número de estaciones de carga y fondeo, y también la instalación en más localidades del río Miño. fuera de las Eurociudades.

Según Uxío Benítez, la ‘E-bike’ muestra varios de los objetivos estratégicos de la Agrupación Europea de Cooperación Territorial del Rio Minho. La primera, que la AECT nació con vocación de servicio a todo el territorio transfronterizo del Miño; el segundo, establecer y consolidar el Río Miño como un destino y una marca turística atractiva para los visitantes; y, por último, promover la conexión y la conectividad en la frontera a través de servicios de movilidad activa y fluida que sustituyan a los vehículos, como también se hará con el Anel Verde do Miño, una iniciativa para crear una ruta circular para peatones y ciclistas.

El presupuesto del proyecto es de 90.000 euros, siendo el 75% del total inyectado del FEDER a través del POCTEP y el resto de la AECT (Diputación y CIM) y Eurocities. Además, el Estado portugués, a través de un fondo medioambiental, subvencionó la instalación de fondeaderos físicos en la parte portuguesa, lo que supuso una inversión de otros 75.000 euros.

Leer noticia completa aquí

 

background
Volver arriba
Buscar