Saltear al contenido principal

La industria española de la bicicleta generará este año un negocio de 2.000 millones

Noticia de “El economista”:

“En España hay más bicicletas que balones de fútbol”. La frase de José Luis López Cerrón, presidente de la Federación Española de Ciclismo, pone de relieve la dimensión de una industria que estos meses disfruta de los mejores momentos de su centenaria historia. Si el año pasado ya fue excelente, a pesar del parón por la pandemia, este 2021 promete batir todos los récords de negocio. El negocio de la bicicleta superará este año los 2.000 millones de euros, frente a las ventas minoristas de 1.871 millones de 2019. Los observadores consultados por este periódico se asombran ante lo que ocurrió la pasada primavera, justo al término del confinamiento.

Como si fuera el inicio de una carrera tras el pistoletazo de salida, miles de españoles se lanzaron a toda velocidad hacia las tiendas de ciclismo para comprar una bicicleta o para reparar la que tenían olvidada en el trastero. “El covid-19 ha catapultado una industria que ofrece lo que la sociedad necesitaba: alternativas de movilidad ágiles, al aire libre y ajenas a las aglomeraciones”, indican fuentes de Telefónica, compañía que lleva unida su marca con el deporte de la dos ruedas desde hace más de 11 años, heredero de Reynolds y Banesto, con 42 temporadas ininterrumpidas de pedaladas en la élite.

Photo Bike Europe

El dueño de un comercio especializado reconoce a este periódico que “en sus 30 años en el negocio nunca había visto una demanda parecida, con listas de espera sin poder abastecer debido al colapso de las importaciones de bicicletas y componentes procedentes de China”. Los sitios de Internet de venta de segunda mano también disfrutaron su particular agosto, con una agitación extraordinaria por las dos ruedas. La actividad económica del canal de distribución online entre particulares no deja su huella en las estadísticas sectoriales, con más 22.500 empleos directos en España, según los datos del informe “El ciclismo, ante su mayor puerto”, elaborado por 2PlayBook. El mismo trabajo desvela que cada español destina casi 150 euros de media para la compra de bicicletas, según datos de 2019, con gastos de casi 85 euros por persona para participar en las diferentes pruebas ciclistas populares. “En España se comercializan un total de 1.184 marcas, ochenta más que hace un año. De estas, 225 son nacionales y sólo 319 firmas, un 27% del total, venden bicicletas completas. Las importaciones de bicicletas se han incrementado el 37% en los diez últimos años, hasta los 237 millones de euros, mientras que la producción nacional se ha reducido a la mitad en el mismo periodo de referencia, hasta las 219.400 unidades.

Mercado femenino

También se ha confirmado el boom del ciclismo deportivo entre el público femenino, con un extraordinario potencial para las marcas y fabricantes. En la actualidad, España cuenta con cerca de 5.000 ciclistas federadas (de un total de 75.000 fichas), lo que anima a la industria a incentivar el deporte entre esa mitad de la población especialmente receptiva a convertir la bicicleta no sólo en su medio de transporte, sino también en uno de sus deportes favoritos. El punto de partida invita al optimismo ya que el 42,8% de las mujeres españolas utiliza la bicicleta, alrededor de 10 millones de mujeres. Y lo mismo ocurre como medio de inclusión, ya que se trata del segundo deporte adaptado más practicado en España. Según el mismo estudio 2PlayBook, entrenan en bici hasta un 37,5% de los españoles con algún tipo de limitación y casi un 30% de los gravemente limitados. Andalucía (640), Cataluña (613), Galicia (383) y Comunidad Valenciana (374) son las comunidades con mayor número de clubs ciclistas federados.

Según datos del Consejo Superior de Deportes (CSD), más de 20 millones de ciudadanos utilizan la bicicleta como medio de transporte y casi ocho millones de españoles que se suben a una bicicleta, al menos una vez al mes, por el simple hecho de practicar algo de deporte. No hay excusas, ya que el 92% de la población española sabe montar en bicicleta, según un reciente informe de la DGT.

Continúa leyendo el artículo completo en “El Economista”

background
Volver arriba
×Close search
Buscar