Saltear al contenido principal

Palma se suma a la campaña ‘Ciudad 30’ de la Red de Ciudades por la Bicicleta

El equipo de gobierno trasladará al próximo pleno una proposición para adherirse a la campaña nacional de la Red de Ciudades por la Bicicleta

Se solicita al Gobierno que incluya por defecto dentro del Reglamento general de circulación limitada a 30 km / h en los núcleos urbanos

El objetivo es conseguir ciudades más seguras y sostenibles

Palma, 14 de diciembre de 2018.- El Equipo de Gobierno trasladará al pleno de diciembre para su aprobación una proposición para que Palma se adhiera a la campaña “Ciudad 30”, que impulsa la Red de Ciudades por la Bicicleta (RcxB ) después de conseguir el visto bueno de todos los municipios que forman parte. Palma forma parte de la red y, de este modo, se suma a la petición que se trasladará al Gobierno central para limitar la velocidad en la red vial urbana a 30 km /h y otorgar a los municipios la potestad para incrementar esta velocidad en aquellos viales que, por su alta capacidad de tráfico o porque son corredores principales de transporte público, sea necesario. Se espera que la propuesta pueda contar con el apoyo de toda la corporación municipal, tal y como se ha hecho en otras ciudades del país.

El objetivo es conseguir ciudades más seguras y sostenibles. Para hacer efectivo el cambio, con esta medida se solicita al Gobierno central que “modifique el Reglamento general de circulación para que incluya por defecto la limitación de 30 km / h por defecto a todos los núcleos urbanos”, tal y como recoge la proposición. En relación a la posibilidad de incrementar la velocidad, el ayuntamiento deberá “garantizar espacios seguros de circulación para la bicicleta mediante la segregación de carriles bici”. En el resto de vías, de uso más local y vecinal, limitadas a 20 o 30 km / h, “la prioridad de peatones y ciclistas y el necesario respeto por parte de los vehículos motorizados se podrá remarcar mediante señalización específica”.

Informe

La iniciativa surge ante la necesidad de permitir la convivencia segura entre vehículos motorizados, no motorizados y peatones, reduciendo la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente de tráfico. Según el último informe de la OCDE, “Velocidad y riesgo de accidente”, “el riesgo de muerte de un peatón atropellado se multiplica por cinco cuando la velocidad de impacto pasa de 30 a 50 km / h”. “Así pues, se demuestra que la velocidad es un factor crítico en la cantidad y la lesividad de los accidentes”, según la proposición.

Una “ciudad 30” contribuye también a una mejora general de la salud pública y a disminuir la contaminación ambiental. “Reduciendo la velocidad implanta una disminución importante del nivel de ruido ambiental, así como un decrecimiento de la contaminación y de emisiones de CO2 causantes del cambio climático”. Además, y de forma paralela, Palma es una Ciudad Amiga de la Infancia que trabaja para eliminar las barreras arquitectónicas y fomentar la accesibilidad universal. Ser “Ciudad 30” contribuye a estos objetivos haciendo de la ciudad un espacio más accesible y seguro para todos.

Además, garantiza un flujo de tráfico constante con menos atascos y congestiones, y consigue fomentar la movilidad más sostenible donde, a su vez, se fomente ir en bici, caminar o utilizar el transporte público. Diferentes ciudades españolas como Pontevedra, Bilbao o Jaca ya se han convertido en “ciudades 30” y han limitado la velocidad de la gran mayoría de las vías de la ciudad a un máximo de 30 km / h.

background
Volver arriba
×Close search
Buscar