Saltear al contenido principal

La hora de las ciudades por la bicicleta

Introducción.– El uso de la bicicleta en España ha ido evolucionando de manera muy desigual a lo largo de las últimas décadas y, una confluencia de múltiples factores hace que en España se esté dando una revolución silenciosa, en el sentido literal (las bicis no hacen ruido) y metafórica de la palabra. Con los logros del ciclista Miguel Induráin en el Tour de France de la década de los noventa, muchos españoles nos lanzamos masivamente a comprar bicicletas. Se da la paradoja que en 1994, España ostentaba el record increíble de ser el tercer país de Europa en bicis per cápita, pero las calles estaban vacías de bicicletas y solo en fin de semana y en verano se veían algunas en las calles de las poblaciones españolas, aunque había de poner mucho empeño para encontrar alguna circulando. Las bicicletas estaban guardadas en los balcones o párquines y solo unos pocos nos atrevíamos a circular. El principal argumento para utilizar la bicicleta era la ausencia de seguridad y la escasa cultura de respeto hacia el ciclista.

El presente artículo pretende reflexionar sobre el salto substancial que se dio de los años noventa hasta nuestra fecha y una previsión optimista de hacia dónde podemos llegar en los próximos años

La travesía en el desierto Para la supervivencia de la “especie” ciclable fueron necesarios muchos esfuerzos para intentar convencer al mundo mundial, especialmente a la clase política de los beneficios de contemplar a la bicicleta como medio de transporte y que se incluyera en los planes urbanísticos, así, los tímidos intentos de hacer carriles bici que salían de un sito para acabar en ningún lado evolucionaron hacia los planificación urbanística ciclable que se ha ido ejecutando en algunas comunidades autónomas con más fortuna que otras.

El papel de las asociaciones El papel de las asociaciones para la promoción de la bicicleta ha sido fundamental en dichos tiempos difíciles en que las administraciones de todos los niveles las únicas infraestructuras que pensaban eran para el tráfico y el ferrocarril de alta velocidad y han ejercido de “pepito grillo” para con las administraciones para recordarles que la minoría silenciosa estaba convirtiéndose en masa crítica y poco a poco cada vez más era visible en las ciudades. Los políticos y técnicos municipales, en general no tenían ni idea de planificación de la bicicleta y las asociaciones y federaciones ciclistas se convirtieron en asesores permanentes de los municipios. Aunque Francia está aquí al lado, la distancia que separaba ambos países en política ciclable era sideral y aunque lo sigue siendo, la distancia se ha acortado

La hora de las ciudades Las ciudades españolas necesitaban aunar sus esfuerzos y dejar de depender exclusivamente de la asociaciones y expertos para llevar a cabo sus políticas de movilidad ciclistas y siguiendo el modelo francés del “Club de villes et territoires cyclables” fundado en 1989, las ciudades españolas en pro de la bicicleta deciden agruparse y, en el año 2009, se crea en Sevilla la Red española de Ciudades por la Bicicleta (RCxB). El primer presidente fue el alcalde de Donostia, Odon Elorza, de los pocos alcaldes que iba habitualmente en bicicleta. Dos años antes se había inaugurado el primer sistema de bicicleta pública  Bicing en Barcelona que casi muere de éxito y posibilitó una gran cantidad de ciclistas en las calles. Había el interés suficiente como para que por primera vez, la clase política dirigente, incorpora en su agenda la bicicleta como estrategia de movilidad

Los firmantes del acta fundacional de la Red de Ciudades por la Bicicleta. De izquierda a derecha Joan Antoni Baron, Alcalde de Mataró i Diputado de Medi Ambient de la Diputació de Barcelona, Odon Elorza, Alcalde de Donostia, Antonio Rodrigo Torrijos, 1r teniente de alcalde de Sevilla, Paloma Cano, Concejal de Obras y transportes de Alcobendas y Pedro Calvo, Presidente de la Empresa municipal de Transportes de Madrid

La RCxB La Red de ciudades, en constante renovación y a través de la nueva presidencia que ostenta el alcalde de Sant Joan Despí el Sr Antonio Poveda des de octubre de 2015, pretende dar el impulso definitivo para ser un referente en el ámbito de la bicicleta i un lobby a influir en la administración central y las administraciones autonómicas. En su última asamblea la RCxB del pasado mes de junio de 2016 se constituyeron los grupos de trabajo de:

1.-Grandes Ciudades. Representación Institucional de la Red

2.-Promoción y Comunicación

3.-Acceso al Trabajo

Se prevé que el mes de septiembre de 2016 se iniciaran los grupos de trabajo para dar respuesta a las inquietudes  de las ciudades y poder participar de las políticas ciclables que la ciudadanía está requiriendo, así como divulgar las buenas prácticas de ciudades españolas y europeas

2015 10 Assemblea RCxB

Asamblea de la RCxB de octubre del 2015 en Murcia en la que se produjo entre otros el cambio de presidencia de Murcia a Sant Joan Despí así como la renovación de cargos

Conclusiones La masa crítica de bicicletas en las ciudades españolas ya es una realidad constatable en cualquier época del año y los municipios deben de dar respuesta a la demanda ciudadana que posibilite el cambio cultural de movilidad. Los desplazamientos en bicicleta por motivos laborales o de estudio, son mayoritarios respecto a los de ocio Las asociaciones de usuarios y de defensa de la bicicleta que han sido durante muchos años los únicos interlocutores con la administración, han visto como hoy día, la cada vez más consolidada, RCxB se erige como el gran lobby español de defensa y promoción de la bicicleta que dialoga directamente con la administración del Estado y de las autonomías. Queda mucho camino que recorrer para asimilarnos a Francia, pero las estructuras ya están creadas y reconocida su valúa, por tanto creo firmemente que, el futuro de la bicicleta en España es muy prometedor.

 

Salvador Fuentes Bayó

Gerencia de Servicios de Medio Ambiente
Diputación de Barcelona

Julio de 2016

background
Volver arriba
×Close search
Buscar