Saltear al contenido principal

En el respeto está la clave

Moverte por la ciudad en bicicleta se está poniendo de moda. Recientemente se acaban de publicar los datos de ventas de bicicletas en España en 2014 y la cifra no deja indiferente: se vendieron 1.088.548 de unidades, lo que supone un 5,24% más que en 2013. ¿Y por qué este auge? La crisis económica ha llevado que muchos usuarios busquen alternativas al coche o al transporte público para moverse por ciudad y una de esas alternativas ha sido la bicicleta. Es un medio de movilidad barato, ocupa poco espacio, puedes subirla al metro o al tren para realizar trayectos más largos, son fáciles de aparcar, no contaminan y además permiten a quien la conduce mantenerse en forma realizando ejercicio físico.

Attitudes-Audi-1024

Foto: Attitudes Audi

Pero si hasta hace poco los conductores apenas tenían que compartir calles y carreteras con las bicis ahora es el momento de cambiar el ‘chip’. España no es un país acostumbrado a la bicicleta y esto genera conflictos entre automovilistas y ciclistas. Tanto unos como los otros tenemos que conocer las normas y respetarlas, además, hay que aumentar la seguridad en los momentos más conflictivos, sobre todo los conductores de vehículos a motor que somos los que más daños podemos causar. ¿Y cuáles son estas situaciones conflictivas?

En los giros: el conductor no suele esperarse una bicicleta en su lateral. En la mayoría de ciudades la ley obliga al ciclista a circular lo más a la derecha posible en lugar de por el centro del carril como demandan los ciclistas.

En las rotondas: si ya de por sí son conflictivas entre automovilistas, más aún cuando entra en juego un ciclista o grupo de ciclistas. Es recomendable no situarte demasiado a la derecha para que te vean bien. En las rotondas hay que circular por el carril exterior y no cruzar carriles.

Cuidado con los camiones si te sitúas al lado de uno en un semáforo y el camión gira al ponerse en verde ya que puedes quedar fuera de su ángulo de visión.

Señaliza las maniobras: el ciclista tiene que cuidar por su seguridad y para ello nada mejor que señalizar todas las maniobras que vaya a realizar para avisar a los conductores.

En semáforos y pasos de peatones: recuerda que tanto ciclistas como automovilistas deben respetar los semáforos, pasos de peatones y resto de señales de tráfico. Muy importante es que los ciclistas crucen los pasos de peatones bajados de la bici ya que los que lo hacen subidos provocan situaciones de peligro innecesarias.

En los adelantamientos: en ciudad pero, sobre todo, en carretera cuando se circula a velocidades más elevadas los conductores deben cumplir la obligación de respetar el 1,5 metros de distancia con respecto al ciclista. También los ciclistas deben respetar la normativa y circular en fila de uno en uno cuando hay densidad de tráfico o la visibilidad es reducida. Recordamos a los conductores que los ciclistas pueden circular en paralelo en un máximo de dos bicicletas si las condiciones de seguridad lo permiten.

La bicicleta es considerado un vehículo, al igual que el coche o la moto, en el Reglamento General de Vehículos y como tal debe cumplir la normativa al igual que el resto de vehículos. Lo primero es cumplir las normas por parte de todos y segundo ser respetuosos con los más vulnerables, entre los que se incluyen ciclistas, peatones y también motoristas.

Post invitado
Sara Soria (@sara_soria74)
Periodista, socio-fundador de Mascoche.net y Masmoto.net
Colaboradora en Coches.net
Sara Soria

background
Volver arriba
×Close search
Buscar