Saltear al contenido principal

Antoni Poveda: “Me gustaría tener un borrador del Plan Nacional de la Bicicleta con el máximo consenso este año”.

Entrevista a nuestro Presidente en la revista TRADEBIKE.

Además de usuario habitual de la bicicleta es uno de los políticos que más lucha en favor de la bicicleta. También es el vicepresidente de Transportes y Movilidad del Àrea Metropolitana de Barcelona y Alcalde de Sant Joan Despí. Ha impulsado muchos proyectos en favor del transporte sostenible y el medio ambiente. En un contexto en el que la bicicleta es tema del día, nos habla con total sinceridad.

¿Cuál es su relación con la bicicleta?
Soy un usuario que se mueve desde hace años en bicicleta especialmente por mi ciudad que es Sant Joan Despí . Es uno de mis transportes prioritarios. De siempre.

Teniendo en cuenta que con la bicicleta siempre hay polémicas y que es un tema del día candente, ¿siendo político la bicicleta es un tema delicado?
Siempre es delicado tratar la convivencia en el espacio público porque en esta sociedad en la que vivimos las calles han estado pensadas de siempre para dar prioridad al vehículo privado. Por este motivo tenemos aceras en muchas ciudades generalmente pequeñas. Ahora, con el tiempo, vemos otras necesidades como calles que necesitan ser peatonalizadas. Y tenemos que hacer desaparecer los coches. Vemos que la bicicleta tiene más uso y vemos que la bicicleta pide tener el mismo trato que el coche para poderse mover por la ciudad en igualdad de condiciones. Y lo que pasa ahora es que lo hacen en peores condiciones. Sin embargo las ciudades empiezan a hacer planes de movilidad donde contemplan carriles bicis. Pero es muy insuficiente todo.

“Siempre es delicado tratar la convivencia en el espacio público”

Seguimos a la espera del Plan Nacional de la Bicicleta, como presidente de la Red de Ciudad por la Bicicleta, ¿es crítico con el papel de las administraciones?
Hay un problema de fondo: hasta prácticamente hoy a la bicicleta no se le había dado importancia. Han coincidido varias cosas, una, es que, primero de todo, las ciudades, los alcaldes, los diputados, son conscientes de que hay que cambiar la movilidad por un tema de cambio climático, por un tema de salud, uno de los problemas que tienen las personas, la ciudadanía, es el aire que respiramos. El 70% de los gases vienen dados por el vehículo privado y además hay unas directrices como la Cimera de París, directivas europeas, y nosotros tenemos una contaminación por encima de los estándares dados por la OMS. Es un problema grave, de hecho el Estado español será sancionado desde Europa por los niveles de contaminación que tiene y esto obliga a tomar medidas.
Creo que las medidas deberían ser más aceleradas pero es verdad que todo el mundo empieza a tener en cuenta la bicicleta como modo de transporte posible. La DGT hasta hace poco no había hablado de la bicicleta y ahora está cambiando de actitud y empieza a tener más sensibilidad con la bicicleta. Pero creo que son pasos en general muy tímidos y creo que este tema se tiene que acelerar por parte del Congreso, del Gobierno y por parte de todos los gobiernos autonómicos. Todo el mundo la defiende pero detrás hay que implementar en recursos económicos que se tienen que recoger de los presupuestos. Y esto no lo vemos.

Dirigiendo una administración, ¿por qué es tan complicado?

Por una falta de compromiso y actitud. Pero no creo que sea tan complicado. Nosotros aquí en el Área Metropolitana de Barcelona estamos intentando hacer políticas activas en beneficio de la bicicleta como dar 250 euros por comprar bicicletas eléctricas, porque es verdad que nuestra ciudad tiene una orografía complicada. Se ha demostrado que la bicicleta eléctrica cumple con el objetivo de ser un transporte saludable y neto.
Nosotros hemos hecho un sistema seguro de aparcamiento de bicicletas que es el Bicibox, hemos creado aquí en el Área Metropolitana de Barcelona una Oficina de la Bicicleta, hemos creado un servicio de relación de proyectos en los municipios y hemos creado líneas de financiación para hacer carriles bici, de los que con un importe máximo de 500.000 euros, desde el AMB financiamos la mitad, 250.000 euros. También hemos definido la red básica de la Bicivía del AMB y hemos empezado el proyecto de conectar la Diagonal con Esplugues. Ahora se podrá ir a la universidad o donde se quiera en bicicleta.

“El uso de la bicicleta debería estar ligado a la nómina, como pasa en Francia”

¿Qué retos se plantean más de cara al futuro?
Por parte del Área Metropolitana de Barcelona queremos hacer crecer el sistema de aparcamiento Bicibox porque cuando preguntas a las personas uno de los temas que te mencionan es la seguridad. Es un sistema de éxito y se tiene que expandir a más ciudades. Este sistema es mucho más barato que el Bicing, cumple con otros objetivos porque uno mueve su propia bicicleta.

¿Es caro el Bicing?
Para la administración. Cuesta 15 millones de euros. En un ayuntamiento pequeño costaría 500.000 euros y en una situación de crisis dedicar esta cantidad es difícil. Sin embargo el Bicibox puede cumplir los mismos objetivos y encima te mueves con tu propia bici. Te puedes mover por tu ciudad y alrededores. Yo voy a cualquier pueblo o ciudad de la AMB en bicicleta y puedo dejar la bicicleta, me da mucha movilidad y es gratuito. Pero el sistema público de bicicletas de Barcelona es sensacional y lo tenemos que potenciar. Pero te obliga a tener un sistema de mover bicis todo el día porque hemos detectado que la gente que las usa para bajar pero no para subir. Esto con las eléctricas ase solucionará porque ahora hay que tener una red de furgonetas que las vaya subiendo.

¿El sistema será como en Madrid? ¿Serán todas eléctricas?
No, será mixto. Porque en Barcelona puedes ir en vertical o en horizontal. Y por la Gran Via no te hace falta. Este sistema de Barcelona permitirá salvarlo. Es un paso más. Por esto defiendo el Bicibox, el problema es que ahora voy con mi bicicleta a Barcelona y al no haber este servicio tengo que prever dónde dejar la bicicleta. Queremos extender el Bicibox, un sistema que permite aparcar 14 bicicletas. Queremos extenderlo porque vemos que hay sitios donde el Bicibox se nos queda pequeño y las estaciones son insuficientes. Estamos diseñando aparcamientos de bicicleta vinculados a aparcamientos en estaciones ferroviarias. Es el caso ahora de Gavà o Sant Cugat. Hablamos de otra dimensión y estos planes llegaran a 36 municipios de la AMB, y todos tendrán su plan de movilidad.

Haga una valoración de la situación actual de la intermodalidad.
Ya hemos dado algunos pasos en este sentido. RENFE ya permite en algún tren las bicicletas y el tranvía tiene zonas que permiten bicicletas. Hemos modificado la ordenanza para que las plegables se puedan subir al autobús. Estamos avanzado en esto porque depende del recorrido es muy interesante. Se trata de hacer compatibles diferentes transportes con la bicicleta pero para esto es muy importante tener aparcamientos en las estaciones.

¿Qué retos se plantean por parte de la Red de Ciudades por la Bicicleta?
Es una entidad que está formada por diversos municipios e instituciones. Ahora somos un centenar pero representamos a 400 ayuntamientos en todo el Estado. La voluntad de los socios de la Red es desarrollar y promocionar el uso de la bicicleta en su ciudad, crear carriles bici, campañas de promoción de la bicicleta entre escolares y personas adultas, etc… Desde este punto de vista la Red de Ciudades por la Bicicleta está teniendo un crecimiento importante dentro de las ciudades.
Por otro lado, hay que hacerla crecer con el fin de que cada vez haya más municipios y haya más compromiso para trabajar por la bicicleta. Hay que ir sumando ciudades que asuman todos los compromisos de la RCxB. Estamos trabajando en comisiones de trabajos para abarcar la problemática que se da en las grandes ciudades y para saber cómo se puede trabajar y mejorar el uso de la bicicleta en ellas. Estudiamos como ir a los polígonos industriales desde una estación de Cercanías, de metro, de manera que las empresas puedan hacer como Francia donde el uso de la bicicleta está vinculado a la nómina. Queremos a la implicación de las industrias para que hagan un uso sostenible de la bicicleta. Estamos trabajando con la DGT y en el grupo parlamentario con el objetivo de conseguir el Plan Nacional de la Bicicleta. Trabajamos también en el tema de la señalización en las ciudades y en el intercambio de buenas prácticas.

¿Cuándo se aprobará el Plan Nacional de la Bicicleta?
Me gustaría tener el borrador con el máximo consenso posible este año. Tenemos todo a favor para poderlo hacer.

“Es muy importante compartir sinergias con las tiendas porque son los mejores aliados para promocionar la bicicleta”

¿Cómo puede ayudar el Área Metropolitana de Barcelona a las tiendas? ¿Y las tiendas al Área Metropolitana de Barcelona?
En este punto es muy importante compartir sinergias. Siempre he tenido claro que son los mejores aliados para promocionar la bicicleta por dos razones: es un escaparate abierto a lo largo del día a los vecinos y vecinas y porque son expertos y pueden aconsejar perfectamente. Hemos hecho un convenio con las tiendas con el objetivo de que sean ellas las que den la subvención de 250 euros para las eléctricas. Y para que se dé a través de ellas. Por otro lado, por parte de la Red de Ciudades por la Bicicleta, hemos creado una herramienta que se llama BiciRegistro. Es un sistema para evitar que te roben la bicicleta, que es uno de los principales problemas. Así, se le pone un número a tu bicicleta que va ligado a las diferentes policías. Queríamos que el kit se diese a las tiendas para que lo pudieran hacer ellas y así ya salir registradas.

¿Se plantean ampliar la subvención?

Creemos que la cantidad está bien porque tenemos un límite presupostario. Además el Ministerio da 200 euros más. Es decir, que una compra de una bicicleta tiene una subvención de 450 euros y es suficiente atractiva. Es algo que al cliente se le explica y sumado a las ventajas de la eléctrica, resultan ser una buena herramienta para potenciarlas. De momento tenemos 1.000 subvenciones pero si nos piden 500 más tampoco sería un problema y se podría contemplar.

¿Qué valoración haría de la acogida de la subvención por parte de las tiendas?
Es muy alta. Nos reunimos periódicamente para saber qué piensan y que tenemos que hacer para mejorar. De hecho, en cada promoción hemos escuchado a los propietarios y hemos tratado sus inquietudes. Hago una valoración muy positiva porque los propietarios de las tiendas lo valoran muy bien. Y también los compradores, es una gran satisfacción.

¿Cuál es la situación de las eBikes?
Se empieza a ver sus ventajas. Puedes ir en modo normal porque haces deporte pero también puedes cambiar a modo eléctrico y te ayuda cuando lo necesites. Tiene sus ventajas una eléctrica porque cuando uno hace una prueba, lo nota y tiene una experiencia magnífica. Por ejemplo, como alcalde de Sant Joan Despí, cada cuatro meses damos 20 bicicleta a jóvenes para que la utilicen para ir a trabajar o para el ocio y su valoración es sensacional.

“La bicicleta pública es un complemento de la privada, mucha gente no tiene dónde guardarla”

El problema de más gravedad son los robos. ¿Qué más hay que hacer?
Recomendamos el Bicibox. Con algunos ayuntamientos hemos pactado que se puedan aparcar en parkings de coches y allí no hay ningún problema. Incluso tienen enchufes. En Sant Joan Despí tenemos 50 abonados dentro de los parkings que pagan 3,50 euros al mes. Barcelona, por su parte, está estudiando las diferentes alternativas que hay y en un momento determinado y teniendo en cuenta el gran uso de la bicicleta, tendrá que tomar decisiones.

¿La bicicleta privada supera mucho a la pública?
Muchísimo.

¿La bicicleta privada acabará con la pública?
Es un complemento. Una no va en contra de la otra. Hay un momento que personas utilizan de manera regular la bicicleta pública pero al final les gusta tener la suya. Pero el problema es que no tienen dónde guardarla por el tipo de vivienda. El problema es dónde la dejamos, por este motivo es fundamental tener estructura para guardarlas con seguridad.

Entonces, ¿Bicibox se plantea así?

En este momento es un servicio que la puedes dejar 48 horas seguidas sin sacarla y todo el fin de semana de viernes a lunes. La puedes guardar y funciona siempre, es un sistema de 24 horas, 35 días al año con un servicio de mantenimiento las 24 horas. Pero no es un aparcabicis, sirve para aquellas personas que se mueven en bicicleta. Bicibox es donde la bicicleta duerme.

Fuente: TRADEBIKE

background
Volver arriba
Buscar